martes, 15 de agosto de 2017

INMACULADOS



Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo

Un fin de semana de porras, aplausos, sudorosos abrazos y falsas sonrisas se dieron cita en la Asamblea Nacional del PRI. Los operadores de El Señor de Los Pinos cumplieron su cometido: amagaron, convencieron, excluyeron y plancharon toda posibilidad de opinión diferente a la de los intereses del establishment priísta.
Como si fuera una reunión de castos personajes, los priistas se concretaron a elogiar los “logros” del –como dijeran los viejos comunicadores del entonces régimen hegemónico-  primer priísta del país; en aludir la corrupción –a secas- como si ellos estuvieran exentos de la misma. Sin dar nombres criticaron a la oposición; sin posibilidad de debate, plancharon las propuestas que se oponían a los acuerdos de unidad.  A pesar de que el político del pasado –habilitado como secretario general de la CNOP- habló de miles de propuestas entregadas al CEN de ese partido. La experta en guacamoles y hoy secretaria general del PRI, Claudia Ruiz Massieu refirió más de 365 mil. ¿En serio?
Muy eficientes deben ser los relatores priistas, para atender la cantidad de propuestas –si es que son ciertas- y analizar la viabilidad de ellas; pues a pesar del esfuerzo de “inclusión” una encuesta de Reforma arroja que el 80% de los consultados no quiere que el PRI permanezca en el gobierno y sitúa a ese partido en el tercer lugar de las preferencias electorales de cara a la elección de 2018, por debajo del PAN y Morena.
Los inmaculados del Palacio de los Deportes presumieron ser un partido que se abre a la sociedad y se acerca a los ciudadanos, pero rechazaron la propuesta para que la elección del candidato presidencial sea a través de una consulta abierta a la militancia y a los simpatizantes. De nada sirvió que Ulises Ruiz advirtiera a sus compartidarios: “nos volvemos un taxi que puede llevar a cualquiera sin compromiso”, al final, exgobernador de Oaxaca fue víctima de la aplanadora que aplicaba en el Congreso local cuando ocupó el poder Ejecutivo de ese Estado.
En su intervención frente a los peñaliebers, el oriundo de Atlacomulco expuso: “Como soldados de la patria, los priístas debemos salvaguardar el proyecto de país. Vamos a dar una batalla decisiva para México, que asegure bienestar y oportunidades, con la seguridad de que cuando gana el PRI, gana México. El tricolor no se intimida ante los retos. Es un partido audaz, valiente y resuelto y seguirá siendo el gran actor de la historia de México”. Amenaza o advertencia, Peña expuso su agenda particular frente a los suyos.
En la inmediatez de su discurso Peña sostuvo: “Hemos actuado con firmeza y sin contemplaciones frente a quienes han violado la ley” Pero olvidó que mientras nos enfrascábamos en la inmediatez del caso Julión-Márquez, Sandra Leticia Robledo Magaña, juez Primero de Distrito en Amparo Penal de la Ciudad de México, otorgó  suspensión definitiva a favor de Javier Duarte exmandatario de Veracruz.
El Señor de Los Pinos,  en su papel de primer priista, criticó a los partidos que por su falta de experiencia y sus conocidos fracasos de gobierno, disimulan su impericia con estridencias e incongruencias, pero olvidó sus mensajes en horario estelar y cadena nacional para hablar de los temas de La Casa Blanca y la reforma energética que prometió combustible más barato y que hasta el momento no lo ha logrado.
Peña compartió entre los suyos, que los opositores al PRI buscan confundir a la sociedad, no obstante volvió a olvidar el escándalo Odebrecht, ese que exhibe a Emilio Lozoya Austin otrora coordinador Internacional de la campaña de Peña Nieto, como beneficiario de haber recibido 3 millones 140.000 dólares mismos que pudieron ir a la campaña de Enrique Peña. Odebrecht, tiene antecedentes por haber financiado campañas políticas en Chile, Colombia, Perú, Brasil, Argentina y El Salvador, en esos países los involucrados han renunciado y algunos están en prisión, pero en México los inmaculados del peñismo son intocables.
¿De aquí a que termine el sexenio que otro escándalo podemos esperar? Y ¿Cuántas veces Enrique Peña tendrá que salir a decir que los malos son los otros y que no nos dejemos engañar? Lo cierto es, no esperemos renuncia o despido de alguien del gabinete, no ha ocurrido con Gerardo Ruiz Esparza, a pesar del Paso express y muy probablemente no ocurra con nadie más. Los inmaculados seguirán ahí, hasta el fin del sexenio.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.


Leer más...

martes, 8 de agosto de 2017

UN PRI CON PIEL DE OVEJA


Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo

Muy a su estilo, los priistas han repetido hasta el cansancio que han cambiado, que los mexicanos deben darle otra oportunidad, que los perdonemos, que serán transparentes y que combatirán la corrupción. Que llegaran, hasta donde tengan que llegar, para demostrarle al pueblo de México que estos duros golpes –propiciados por el nuevo PRI- dados a los estados saqueados por sus gobernadores, no se volverán a repetir.
Los priistas saben que fracturados en su interior, divididos públicamente, mermados con sus financiadores y expuestos en sus triquiñuelas, son un fracaso como opción electoral. Elección tras elección, los dirigidos por Ochoa Reza – el michoacano que próximo primero de septiembre cumplirá 45 años- pierden votos y espacios políticos, a pesar de que han incrementado sus formas de ganar una elección.
Los casos más contemporáneos de fractura priista son la Corriente Democrática, que propicio la creación del PRD en 1989; luego vino el incómodo Camacho Solís y la elección de 1994, que los priistas apenas y ganaron con la promoción del “voto de miedo”. Tiempo después en la elección del 2000, Roberto Madrazo y su campaña “Dale un madrazo al dedazo” llevaron al botudo guanajuatense a los Pinos. Seis años después no le permitieron al PRI, -dirigido por madrazo- recuperar la presidencia; la disputa entre la normalista Elba Esther y el Tabasqueño Madrazo Pintado permitieron el ascenso de Felipe Calderón.
Hoy, con un “presidente” débil, quien no parece tener como prioridad en su agenda la candidatura priista, los dinosaurios y neodinosaurios levantan sus armas en búsqueda de apoderarse de la nominación. Ya algunas voces han manifestado su interés porque la elección de su candidato presidencial sea de consulta abierta entre militantes y ciudadanos, pero desde luego eso pone en desventaja otros intereses que más bien proponen poner candados a las nominaciones.
Razones para tener miedo no son pocas, cuando Enrique Peña llego a Los Pinos, su partido gobernaba en veinte estados, hoy se ha quedado con catorce: Campeche, Colima, Coahuila, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, estado de México, Oaxaca, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas. Pues Chiapas lo tiene en alianza con el PVEM. Por si fuera poco, en la última elección, las entidades de Coahuila y el Estado de México, fueron una gran pérdida de votos y de recursos con resultados no tan alentadores.
Lo cierto es que dada la tentación de un grupo para favorecer a José Antonio Meade, hay otras voces que han manifestados su plena oposición, entre ella la de Claudia Ruiz Massieu. Esta desde luego Manlio Fabio Beltrones y sus fans, este personaje ha visitado cuantas puertas se han abierto, incluidas las de un grupo del PRD, los autodenominados galileos, allí manifestó que no hay problema quien gana, incluso si el propio Andrés Manuel ganara.
Así, los priistas se lavan la cara en discursos de honestidad, ensalzan la inclusión, la lucha contra la corrupción y la pobreza. Pero lo que los priistas omiten decir, es la necesidad de una autocrítica plena, que elimine la protección a sus gobernadores y exgobernadores corruptos y parece que se les olvida. Todo indica que veremos en estos días al mismo PRI con piel de oveja. O ¿ustedes se creen el cuento?

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.
Leer más...

martes, 1 de agosto de 2017

PASIÓN, PODER Y DELINCUENCIA



Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo


Hoy la entrega de esta columna será diferente porque consideré necesario recuperar la historia de quien será protagonista de las primeras planas en estos días. Y vaya ironía, mientras hay quienes se han beneficiado con el saqueo a las arcas públicas y gozan de plena impunidad, hay otras personas como Dominga Xóchitl Tress Rodríguez, la oriunda de ciudad Isla, y supuesta pareja sentimental de Javier Duarte de Ochoa; que ha sido detenida por elementos de la Fiscalía General del Estado, bajo es delito de presunto enriquecimiento ilícito.
Fuera de territorio veracruzano –no sabemos si a salto de mata- la expanista y ex funcionaria la administración de Duarte fue detenida en los límites entre Jalisco y Nayarit. Para contextualizar la historia de Tress Rodríguez, es oportuno recordar que su esposo Gregorio Barradas Miravete fue diputado federal por el PAN de 2006 a 2009 y electo presidente municipal de Juan Rodríguez Clara, Veracruz, en Julio de 2010; pero en noviembre de ese año fue secuestrado y asesinado, junto con dos acompañantes más.
De acuerdo con El Universal, en junio de 2012 el Departamento de Justicia de Estados Unidos  presentó ante una corte de Austin, Texas, testimonios que vinculaban a Barradas Miravete con el Z40, para quien compraba caballos de cuarto de milla. La razón, de acuerdo con un informante, es que el edil electo pidió no seguir siendo prestanombres del Z40, lo cual pudo haber sido la causa de su asesinato.
La historia de estos personajes es una mezcla de sexo, política, poder y delincuencia, ambientada en el sur de Veracruz y después en la capital del mismo Estado. La historia de Dominga Xóchitl, tiene toques particulares, pues tras el asesinato de su esposo asumió la titularidad del DIF municipal, espacio desde donde inició una disputa con Zenón Rodríguez, quien ocupó el cargo de presidente municipal. 
Meses después Tress Rodríguez apareció al lado de Rafael Rodríguez González Diputado Federal del PRI, a quien se le señalaba de disputas amorosas con el asesinado. La viuda alegre, como también se le conoció, fue candidata a diputada federal por el PAN, y en pleno periodo electoral se filtraron fotografías suyas, una selfie frente al espejo con los senos al aire. Las versiones jarochas, señalaban a Fidel Herrara como autor intelectual y a Javier Duarte y Regina Vázquez Saut, candidata del PRI por el mismo distrito como los autores materiales de la exhibición de las fotos.
El origen de la fotos según cuentan las versiones, fue con Amanda Gasperín, esposa del Diputado Federal del PRI Rafael Rodríguez -con quien Xóchitl andaba-. Trasciende que Amanda las encontró en el teléfono de Rafael y se las entregó a Herrera Beltrán, quien ideó la estrategia para conseguir que medios locales a su servicio las filtraran. La sorpresa fue que aparecieron en el Excelsior. El final de esa historia, Xóchitl perdió la diputación frente a Regina Vázquez, hija de Cirilo Vázquez Lagunes, cacique de la región, acribillado por el crimen organizado en noviembre de 2006 a la edad de 51 años.
En 2013 Tress Rodríguez, volvió a perder frente al clan de los caciques, en esa ocasión frente a Abel Vázquez, medio hermano de Cirilo, tío de Regina. Pero los años pasaron y de pronto en 2014, Dominga Xóchilt Tress Rodriguez dejó el PAN y tomó protesta como directora de Espacios Educativos, Xóchilt no llegó sola, se mudó a la capital con equipo de su región, versiones jarochas señalan como autor intelectual de esta cargo al Diputado federal Érick Lagos.
Dominga Xóchilt duró nueve meses en el cargo, pues Karime Macías al parecer pidió su cabeza, tras descubrir que había sido más que una colaboradora de Javier Duarte. Hoy, la Procuraduría General de la República (PGR) la señala en una relación extramarital con  Duarte de Ochoa y beneficiada de un departamento, una camioneta de lujo y una cuenta bancaria, todo esto desde luego a cargo de los veracruzanos.
¿A todo esto, saben ustedes quienes respaldaron las candidaturas panistas de Xóchilt Tress? Pues nada menos que el hoy gobernador de Veracruz Miguel Ángel Yunes Linares y el equipo de Josefina Vázquez Mota. Quizá por eso su nombre no sea coincidencia. Pasión, poder y delincuencia parece ser la historia de muchas y muchos políticos en este país. Y sino veamos la historia de Rosario Robles Berlanga, de Eruviel Ávila y del propio Enrique Peña.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem. 

Leer más...

martes, 25 de julio de 2017

FÁBULA GROTESCA



Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo

El proceso de búsqueda, detención y extradición de Javier Duarte, es apenas un ejemplo de lo mucho que se ha corrompido el ejercicio del poder público en México. Nombres y nombres se agregan cada día a la lista de complicidades del cordobés que ocupó la gubernatura de Veracruz para suceder a otro nefasto gobernante: Fidel Herrera Beltrán, el hombre de Nopaltepec, de 68 años y quien durante su mandato se autodenomino “Tío Fidel”.
Si bien es cierto que Veracruz no es el único Estado saqueado -durante el sexenio de Peña Nieto- cierto es que el cinismo, la violencia verbal contra ciudadanos y medios de comunicación, la inseguridad pública, el incremento de la delincuencia, no tienen punto de comparación. La desaparición y asesinato de periodistas en ese Estado encendió los focos rojos de organismos internacionales; desde Los Pinos dicho escenario no fue trascendente, porque le permitieron continuar con su política de saqueo.
La famosa fotografía que ha dado vuelta al ciberespacio y particularmente en la Twittósfera, esa en la que aparecen los gobernadores y Peña Nieto, muestran de manera clara como los hombres del Señor de Los Pinos, a muchos de los cuales el mismo Peña designó como la nueva cara del PRI, no solo son la peor versión del viejo PRI, sino que son una versión grotesca y recargada de los perores males que vive el país.
Duarte o como ahora le llama la PGR “JDDO” no es el único saqueador, le acompañan en esta fábula grotesca, Tomás Yarrington, gobernador de Tamaulipas durante el periodo 1999 a 2005; Eugenio Hernández, ex gobernador de Tamaulipas, sucesor de Yarrington; Mario Villanueva alias el chueco, ex gobernador priista de Quintana Roo; José de Jesús Reyna, gobernador interino de Michoacán; Andrés Granier, ex gobernador priista de Tabasco, detenido en 2013; Guillermo Padrés, ex gobernador panista de Sonora; Rodrigo Medina, ex gobernador priista de Nuevo León, quien estuvo unas horas en la cárcel; César Duarte, ex gobernador priista de Chihuahua, quien se encuentra prófugo; Roberto Borge, ex gobernador priista de Quintana Roo; Mario Anguiano Moreno, ex gobernador priista de Colima, acusado por irregularidades presupuestales; Jorge Herrera Caldera, ex gobernador priista de Durango. Y más recientemente el gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval y seguramente el listado se irá incrementando.
¿Que más nos espera a los mexicanos lo que resta del sexenio? ¿Cuántos gobernadores más se convertirán en prófugos de la justicia al acabar su mandato? ¿Qué nos queda a los ciudadanos para defendernos de este pillaje gubernamental?  Sin duda alguna, las leyes que hasta el momento existen tiene límites, y esos límites se asocian a  la complicidad que desde el gobierno o un parte del gobierno operan para proteger a quienes han delinquido usando su cargo.
Una de las alternativas para enfrentar estas complicidades, es sin duda la alternancia, esa forma en la que los ciudadanos optan por otra propuesta política para echar del gobierno a los ineficaces, corruptos y abusivos gobernantes. Pero la alternancia no basta y los ejemplos sobran; la organización y la participación ciudadana son imprescindibles para acompañar esta alternancia, trabajemos en ella, es por nuestro bien. Solo así podemos ir acabando con estas fábulas grotescas.
Participemos. Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.



Leer más...

martes, 18 de julio de 2017

TERCER ACTO


Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo

Primer acto: Javier Duarte saquea las arcas públicas de Veracruz y huye del país al perder su partido las elecciones locales. Segundo acto: Javier Duarte es buscado por las autoridades mexicanas y es detenido en Guatemala. Tercer acto: Javier Duarte es extraditado a México para enfrentar delitos del orden federal y estatal relacionados con delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita, abuso de autoridad, incumplimiento del deber legal, peculado, tráfico de influencias y coalición.
Así, como si estos meses le hubieran permitido al cordobés ensayar su papel en una representación, ayer el siniestro personaje volvió a salir al escenario, solo que en esta ocasión  lo hizo no para reírse frente a cámaras o expresar un soliloquio adulterado; lo fue para salir extraditando del país que le dio alojamiento carcelario en los últimos meses.
Cuan diferente era el hombre de ayer, esposado y custodiado, con el trato de delincuente, y el desprecio de nuestros vecinos del sur que advirtieron no lo querían más por razones de seguridad; cuan diferente al Duarte de hace poco más de un año, impune, violento, protegido y blindado.
Ayer el ex panadero que gobernó Veracruz del primero de diciembre de 2010 al 12 de octubre de 2016, ya sin barba y con cabello corto, fue recibido en la ciudad de México con los gritos de: ¡Duarte, ratero!, ¡Chinga tu madre!, ¡Asesino! ¡Culero! Expresiones que representan una sociedad indignada y harta de la corrupción e impunidad con la cual se trata a algunos personajes.
Pareciera que la autoridad que pido su extradición se empeña en perder el caso, pues en estos poco más de tres meses no preparo los suficientes elementos para condenarlo por los delitos que en un inicio se le adjudicaron. Ayer en la audiencia inicial ante el juez federal que otorgó la orden de aprehensión, los chicos de la Procuraduría General de la República (PGR) solo pudieron explicar 38.5 millones de pesos de la Secretaría de Educación de Veracruz de los más de 438 millones de pesos por los que se le acusa de lavado de dinero.
Parece que estamos ante un thriller donde el final ya lo conocemos, el de un villano que sabedor de su impunidad se burla e ironiza, y aunque parece que el “bien” ganará, él siempre tiene un recurso bajo la manga, la última carta que puede sacar cuando todo está perdido. Quizá por eso ayer por la mañana Duarte se despidió de Guatemala diciendo: “Que comience el show, luces, cámara, acción…”.
¿Será el de Javier Duarte de Ochoa otro caso de impunidad? Como el de Humberto Moreira, o el del otro Veracruzano, Fidel Herrera Beltrán. O quizá viviremos un escenario como el de Raúl Salinas, quien al final se le dijo “usted disculpe, aquí está su dinero, nos equivocamos”. ¿Acaso es posible que México soporte un acto más de impunidad y que los electores se queden callados? Lo veremos.
Mientras tanto un dato para cerrar esta colaboración, de acuerdo con denuncias penales y resultados de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) de los 22 gobernadores priistas que han acompañado en el poder estatal a Peña Nieto, se suma un desviado de alrededor de 258 mil 829 millones 185 mil pesos de recursos públicos; cifra sin duda grosera y humillante para una sociedad que sigue envuelta en la desigualdad, pobreza, miseria e inseguridad.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.
Leer más...

martes, 11 de julio de 2017

LOS COSTOS DE LA TRANSICIÓN



Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo


¿Por qué a pesar de que las encuestas posicionaban a Delfina Gómez como ganadora en el Estado de México, los resultados fueron diferentes? ¿Qué falló en aquella Entidad para que el triunfo de Delfina Gómez fuera contundente? Muy posiblemente los involucrados directos en la campaña, pueden argumentar mañas en la elección, dispendio de recursos, acarreo de electores, amenazas o presiones o compra directa de voto. Más allá de esas obviedades, lo que faltó a la campaña de MORENA en el EdoMex fue que Andrés Manuel generara rupturas de poder, desbandada de grupos o estableciera acuerdos con ciertos poderes fácticos.

La transición en el Estado de México fracasó no solo por las mañas que desde el gobierno -en complicidad con su partido- se realizaron para ganar la elección, sino también por la soberbia de la clase dirigente de MORENA, quienes confiados en que ganarían solos la elección no buscaron alianzas estratégicas con nadie.

Si queremos que la transición tenga otra oportunidad en esta país, en esta ocasión del lado “izquierdo”, no debe sorprendernos que existan adhesiones públicas a la campaña de Andrés Manuel, muchas de las cuales pueden ser condenables ante los ojos castos y pulcros de un sector que se le enseñó que hay “malos muy malos sin perdón posible” y que hay “malos a los que se les pueden perdonar ciertos pecadillos”.

Hace diez años se le condenaba al PRD por sus alianzas con rompimientos del PRI, pero nada se decía de las candidaturas ciudadanas o con grupos sociales. Hoy ese tipo de condenas se hacen contra Andrés Manuel y MORENA, por las adhesiones que ha tenido en los últimos meses de actores de muy criticable imagen. Coincidentemente esas descalificaciones provienen de dos tipos de personajes: los cercanos al poder y los que antes militaban del mismo lado que AMLO.

¿Debemos prepararnos para un escenario donde la campaña de Andrés este respaldada por los que antes eran sus adversarios? Muy posiblemente deba ser así. ¿Es posible generar una nueva transición con visión de izquierda si se hacen alianzas con ciertos grupos de poder? En mi opinión desde luego que es posible ¿Qué puede pasar en las filas de MORENA  cuando los críticos del poder y los beneficiarios en algún momento de ese poder se junten? La capacidad de cohesión de Andrés Manuel estará a prueba en sus propias filas.

Lo cierto es que si queremos una nueva transición en México, debemos estar preparados para un escenario que puede no gustar mucho; las alianzas pragmáticas han demostrado que son viables para romper hegemonías. Un ejemplo reciente, lo encontramos en Veracruz. Así que en el caso del Movimiento de Regeneración Nacional, sus militantes y aspirantes deben prepararse para que muchas de las candidaturas que estarían destinados para cuadros de ese partido terminen destinadas para las alianzas de quienes firmen el Acuerdo Político de Unidad. Esos son algunos de los costos de la transición.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

Leer más...

martes, 4 de julio de 2017

CORRUPCIÓN Y ESPIONAJE



Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo


Es la segunda semana desde que nos enteramos que el gobierno de El Señor de Los Pinos espía a defensores de derechos humanos, activistas, periodistas y abogados y hasta el momento no ha ocurrido nada. En otras democracias de verdadero Estado de Derecho, el responsable directo de la política interna hubiera renunciado para dar paso y no entorpecer las investigaciones, pero en el país de las maravillas la mejor defensa, es indignarse. ¿Cómo nos atrevemos a pensar que este gobierno espía a sus ciudadanos?

En otros países de democracia consolidada, el responsable de inteligencia dimite, para demostrar que no utilizará el aparato de gobierno para obstruir las investigaciones, pero en la democracia mexicana, el director del CISEN ni se inmutó, sabedor de que la impunidad es el símbolo del sexenio y que nada pasará. Al igual que el caso del procurador, quien de acuerdo con las investigaciones difundidas por The New York Times, la PGR también adquirió el malware pegasus.

Los discursos desde el Poder giraron en torno a que los afectados acudan a las instancias correspondientes, pero ¿Cómo acudir a la PGR si es a ella a quien se le señala de espiar? ¿Qué otras instancias tienen los afectados para hacer frente a este espionaje? Parece que Jacqueline Peschard, representante ciudadana en el Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción, consideró que este sistema pudiera ser un espacio de eco para iniciar una investigación, no obstante, dicha propuesta no tuvo éxito.

Lo que pudo haber sido la verdadera prueba de independencia e imparcialidad del Sistema Nacional Anticorrupción, terminó siendo rechazada bajo el argumento de que no está probado que se haya espiado a los periodistas y activistas que denunciaron el acoso. Arely Gómez González de 65 años Secretaria de la Función Pública y una de las integrantes de dicho sistema, votó en contra de la propuesta de investigar, le acompañaron en esta votación, Francisco Javier Acuña Llamas –Zacatecano de 51 años y presidente del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), además del auditor superior de la Federación, Juan Manuel Portal; Carlos Chaurand magistrado del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, así como el representante del Consejo de la Judicatura Federal Alfonso Pérez Daza.

Que todos los representantes de las instancias gubernamentales hayan echado por tierra la única voz de los ciudadanos en el Sistema Nacional Anticurrupción para investigar el espionaje, habla del interés por mantener la impunidad de dichas acciones; también ratifica la idea de lo ineficaz que puede ser este Sistema cuando quienes lo integran están para mantener el statu quo.

¿Es un acto de corrupción o no que las instancias gubernamentales hayan utilizado un programa destinado a espiar a delincuentes para hacerlo con periodistas, activistas y abogados? ¿De qué sirven este tipo de Sistemas “anticurrupción” cuando son creados para mantener todo igual? ¿Cómo instrumentar estos Sistemas cuando parece que todo está perdido? Gran tarea tenemos los ciudadanos para hacer efectivos estos espacios y evitar que terminen como escenario recreativo del gobierno en turno.


Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.
Leer más...

martes, 27 de junio de 2017

EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS



Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo

Ha pasado una semana desde que la nota del The New York Times, firmada por Azam Ahmed y Nicole Perlroth, confirmara que desde el gobierno se espía a los activistas y periodistas, además de abogados defensores de ciertas causas. A partir de ello, las respuestas no se hicieron esperar y desde la denuncia pública hasta la presencia en redes sociales la bandera del #GobiernoEspía se hizo presente.
La respuesta del señor de Los Pinos y sus muchachos fue cínica y provocadora: denunciar ante la instancia que está acusada de espiar, es decir la PGR. Ahora sabemos -por información de Proceso-  que para que el Pegasus pudiera llegar a México hubo un personaje involucrado, Rodrigo Ruiz Treviño, a través de la empresa Balam Seguridad Privada, una de las intermediarias que vendió el malware al gobierno mexicano.
Después de una semana, ni el director del CISEN, ni el procurador, ni el secretario de gobernación han presentado su renuncia. Seguimos viviendo en el país de las maravillas. Donde quien tiene pruebas que las presente y que acuda ante las autoridades. El discurso del viejo priista que se sabe impune, y por ello llama y reta a que se presenten pruebas, es más, se indigna por el simple señalamiento. De ese que pertenece a la generación de priístas que se niegan a morir.
Y sí, en el país de las maravillas, basta con la expedición de la Ley General para Prevenir, Investigar y Sancionar la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes –que hoy entra en vigor-; en este país de las maravillas, basta con desaforar a la flamante Eva Cadena para calmar las aguas.
En este país de las maravillas, que aparezcan los restos del periodista Salvador Adame Pardo, -director de Canal 4Tv- de Nueva Italia, municipio de Múgica en Michoacán es producto de nuestra imaginación. También es producto de nuestra imaginación que ayer en Sinaloa, en el restaurante Mar and Sea, propiedad del ex gobernador de Sinaloa Juan Sigfrido Millán Lizárraga (1998-2004), un comando armado haya secuestrado a un número aún no determinado de hombres.
En el país de las maravillas es irrelevante el dolor de la madre de un normalista desaparecido quien afirma que “Mil días representan un largo caminar de dolor y de incertidumbre para nosotros”. En este país de las maravillas, es posible la unión del PAN y PRD de cara a la elección presidencial de 2018. Una alianza pragmática que tiene buenas intenciones, pero que en la realidad no se concretará.
Este es el país de las maravillas que Peña nos quiere seguir vendiendo, el del respeto a los derechos humanos, el de la libertad de prensa, el de la estabilidad social, el del crecimiento económico, el del estado Democrático de Derecho, el de las alternancias pírricas y las alianzas artificiales. ¿En qué parte de este país de las maravillas viven ustedes?

Por hoy es todo nos leemos la próxima. Carpe diem.
Leer más...

martes, 20 de junio de 2017

PEGASUS, VOLVER A 1984



Samuel Hernandez Apodaca
@iusfilosofo

El gran reto para los periodistas y los ciudadanos es
 que el miedo nos sirva y no nos conquiste.
Carmen Aristegui.

¿De qué tamaño es el miedo que un gobierno puede tener a sus ciudadanos? Esos ciudadanos que se desempeñan como comunicadores, activistas. Los que desempeñan el importante papel de ser Defensores de los Derechos Humanos. ¿Quién decidió utilizar una herramienta destinada a combatir el narcotráfico y el terrorismo, contra los ciudadanos? ¿Por qué un gobierno lleva a cabo este tipo de espionaje contra los ciudadanos?
Desde febrero de este año, activistas que impulsaron el impuesto a las bebidas con alto contenido de azúcar denunciaron el espionaje en su contra, a través de sus teléfonos celulares. Esto ocurrió entre julio y agosto de 2016. Las víctimas de este espionaje: Simón Barquera, director de investigación en políticas y programas de nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública, Luis Manuel Encarnación, exdirector de la Fundación Mídete, y Alejando Cavillo, fundador de El Poder del Consumidor. La empresa detrás del programa espía­ -malware Pegasus- es la misma: NSO Group.
Gracias al apoyo de Citizen Lab de la Universidad de Toronto, se logró identificar el ataque que se daba a través de un jailbreak al dispositivo espiado, se instalaba un sofisticado software que habría permitido al atacante tomar control de diferentes funciones y acceder a los contenidos del aparato tales como: archivos, datos del calendario, listas de contactos, contraseñas. Los mensajes de texto, de aplicaciones como Gmail, WhatsApp, Skype, Facebook, Telegram. Además de poder escuchar llamadas realizadas por teléfono, a través de WhatsApp o Viber. E incluso grabar, utilizando el micrófono y la cámara del dispositivo.
En aquel momento al igual que hoy, Citizen Lab, concluye que hay un responsable: el gobierno mexicano, y es muy claro porque SOLO UN GOBIERNO, puede adquirir este malware, además de que el gobierno mexicano es cliente de NSO Group, fabricante del malware. Veamos, quienes utilizan este programa espía son: la Secretaría de la Defensa Nacional, la Procuraduría General de la República y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional. Diferentes medios ya han tratado el tema, aunque se tomaron como notas aisladas: Aristegui Noticias, el 16 de julio de 2012; la revista Contralínea, el 22 de julio de 2012; el periódico Reforma, el 12 de septiembre de 2016. No obstante, pocos le dieron importancia.
En nuestro país el espionaje está tipificado como delito, así lo plasma el Código Penal Federal en los artículos 127 al 129, pero las referencias son peliculescas, como sacadas de un guión de la guerra fría. También se alude en el Capítulo II de dicho ordenamiento lo concerniente a “Violación de Correspondencia”. El artículo 177 estatuye: “A quien intervenga comunicaciones privadas sin mandato de autoridad judicial competente, se le aplicarán sanciones de seis a doce años de prisión y de trescientos a seiscientos días multa.” En la Constitución, el artículo 16 constitucional establece: “Las comunicaciones privadas son inviolables. La ley sancionará penalmente cualquier acto que atente contra la libertad y privacía de las mismas. Exclusivamente la autoridad judicial federal, a petición de la autoridad federal que faculte la ley o del titular del Ministerio Público de la entidad federativa correspondiente, podrá autorizar la intervención de cualquier comunicación privada”.
En la nota de The New York Times, firmada por Azam Ahmed y Nicole Perlroth, se advierten otras víctimas del espionaje: defensores de derechos humanos, periodistas, activistas anticorrupción, familiares de éstos y abogados que investigan la desaparición de los 43 estudiantes de  Ayotzinapa. Dicen los autores de la nota que: “El software ha sido utilizado para vigilar a algunas de las personas que han sido más críticas del gobierno, así como a sus familiares”. La respuesta del gobierno, muy básica: “Como en cualquier régimen democrático, a fin de combatir al crimen organizado y las amenazas contra la seguridad nacional, el gobierno mexicano realiza actividades de inteligencia”.
Lo cierto es que de acuerdo con The New York Times: “NSO Group asegura que es muy poco probable que los cibercriminales hayan obtenido acceso a Pegasus de algún modo, porque el programa solo puede ser utilizado por las agencias gubernamentales en las que se ha instalado la tecnología.” ¿Y entonces? ¿Qué otra respuesta “inteligente” puede dar el gobierno del señor Peña?
Saber esto indudablemente nos remonta a la obra de George Orwell: “1984”, libro que ha inspirado alrededor del mundo el concepto del Gran hermano, el de un gobierno fuerte, todopoderoso y protector que también nos vigila, dirige y dice que hacer a través de sus ministerios: el del Amor, encargado de administrar los castigos, la tortura y reeducar. El de la paz, de asuntos relacionados con la guerra. El de la Abundancia, encargado de la economía y de que la gente siempre viva al día. Y el de la Verdad, dedicado a manipular y destruir documentos históricos, para que coincidan con la versión oficial.
¿Qué ocurría en 1984? Nacía la Generación Y, también lo hacían Mark Zuckerberg (Facebook), Gottfrid Svartholm (The Pirate Bat), aparecía la Macintoosh 128k (Apple) y los gobiernos de Ronald Reagan y Margaret Thatcher, consolidaban la idea de pensamiento único y de orden mundial.
Para los que crean que en México no se espía, la nota de ayer echa abajo su inocencia. También da una lección a aquellos que creen que como “no son importantes”, no son espiables; ilustra a quienes afirman que “no digo nada importante”. Decir lo que tomas, lo que lees, dónde estas, si estas enfermo o cómo te sientes, todo es útil. La intimidad, las comunicaciones, las confesiones, los sentimientos o incluso los estados en redes sociales, son información valiosa para quien sabe leerla, administrarla y utilizarla. En esta era digital, nadie está a salvo. Solo la prudencia puede ayudarnos.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem


Leer más...

martes, 13 de junio de 2017

CÁPSULAS DE REALIDAD


Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo

Ha pasado una semana después de la jornada electoral, el ambiente esta enrarecido; ciertos sectores ciudadanos aún no aceptan que el PRI se haya quedado con triunfos que no le correspondían. En estos días he tenido conversaciones con ciudadanos de Veracruz, Coahuila, Estado de México y otros más, -donde incluso no hubo elecciones-, y en todos existe un malestar común porque "el PRI no acepto su derrota".
Que no haya pasado nada molesta más a los ciudadanos, quienes aunque saben que es necesario salir a votar, si manifiestan cierta desilusión en la opción electoral, los ciudadanos de más de treinta años y con cierto nivel educativo y de formación, parecen enfrentar un dilema: por una parte están conscientes que participar forman parte de su responsabilidad cívica,   pero también -al igual que a principios de los noventa- empiezan a manifestar cierta desilusión porque "a pesar de que en las urnas se manifiesta un sentir, la voluntad de los políticos imponen otra".
Quizá quien me lee y viva en Coahuila o Estado de México coincida con las ideas arriba referidas, porque independientemente de las declaraciones que se hagan o los recursos jurisdiccionales que se promuevan, la percepción social es que "de nada sirve votar, el PRI siempre se impone". Esta idea que puede ser menor, es alarmante, y puede llevarnos  a caminos con escenarios poco deseables. El primero es el abstencionismo, que nos regresaría a los procesos electorales de hace más de 20 años. El segundo que ciertos grupos se radicalicen y busquen otras vías de expresión y transformación política. 
De poco o nada sirve que el Instituto Nacional Electoral (INE) pretenda realizar junto con los partidos políticos la revisión de las elecciones estatales, los diagnósticos, el análisis conjunto, el balance, son útiles cuando realmente se tiene voluntad de contribuir a la transformación del sistema político electoral, cuando se plantean acuerdos básicos fundamentales para transformar la realidad que se vive en cada campaña. Los balances, los acuerdos, son útiles cuando la autoridad electoral cumple su papel y no juega a descalificar a los actores. Cuando de forma responsable investiga irregularidades obvias. Cuando trae reformas que impidan que los vicios se repitan ¿Servirá de algo el diagnóstico doméstico a puerta cerrada y en comisiones del INE? Sin voluntad, lo dudo.
Por si fuera poco, y sumando al pesimismo social, el fin de semana en el congreso nacional de Morena, Andrés Manuel, centró su discurso en la elección de próximo año; cerró la posibilidad de alianza con el PRD y MC, manifestando su beneplácito en el PT, partido que declinó de última hora por Delfina y cuyos dirigentes han mantenido vivo de forma artificial a su partido a través de alianzas. Andrés Manuel al apresurarse a cerrar la puerta a “los inmorales”, pierde de vista su responsabilidad histórica, pues no solo es el dirigente de Morena, sino el líder de un sector social que está harto que el sistema político  imponga su voluntad.
Es cierto que en el caso del Estado de México, el PRD y su candidato Zepeda, jugaron el papel de esquiroles de la alternancia; no hablemos del partido Movimiento Ciudadano (MC) quien al igual que el PT son una franquicia muy rentable que le ha permitido a Dante y los suyos vivir de la política y mantenerse entretenido como líder plenipotenciario de ese partido. ¿Pero era necesario apresurarse a cerrar la puerta a una alianza electoral que bien puede sacar al PRI de Los Pinos? ¿Es posible vencer al sistema solo con su propia imagen? Sin duda es una misión compleja.
Derrotar a un régimen que logro mantener el control de uno de los estados con mayor índice de votos, no es tarea fácil, implica tiempo, acuerdos, alianzas, rupturas en los factores reales de poder, y parece que Andrés no ha logra hasta el momento. No basta la buena voluntad de militantes y ciudadanos, la transición y el cambio democrático del sistema político no son actos de fe. La transformación social y política del país no puede depender de una persona, por más que se le quiera ver como divinidad.
Fortalecer la estructura de un partido y formar círculos de estudio, no alcanzan para vencer a un sistema político que ya demostró que hará todo para retener el poder; tampoco alcanza la imagen de un líder, si este no promueve acuerdos, no genera rupturas estamentales, no fomenta la crítica entre sus bases. Todo dirigente necesita sus capsulas de realidad, de critica entre sus filas, de otras personalidades que le hagan contrapeso, de cercanos que no jueguen a endiosarlo. El riego del caudillismo es que nos quedemos en el “para la siguiente”. La transición no puede esperar todos debemos entenderlo. La esperanza sigue viva.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima.  Carpe diem
Leer más...

martes, 6 de junio de 2017

EL PARAPETO DE LA TRANSICIÓN



Samuel Hernández Apodaca
@iusfilosofo


Ante la incertidumbre que generó el anuncio de triunfo de Alfredo del Mazo, quien ni tardo ni perezoso salió a declararse ganador. Más tarde, se hizo presente MORENA adelantando que también habían ganado la elección. Tuvo que salir la cargada del Instituto Electoral del Estado de México para fulminar toda esperanza de triunfo de la oposición. Y es que los resultados del PREP, que fluyeron extremadamente lento, en todo momento puso a la cabeza a la candidata Delfina Gómez por un pequeño margen; no obstante, antes de irnos a dormir la noche de aquel domingo 4 de junio, Pedro Zamudio se encargó de liquidar la expectativa de los resultados. Consideraron necesario enviar el mensaje de que el grupo Atlacomulco sigue y seguirá teniendo el control de aquel Estado.

De negro y con una corbata peculiar, Pedro Zamudio Godínez, cuyo anterior oficio fue ser consejero presidente del Consejo Distrital de la Junta Distrital 34 de Toluca del IFE, leyó los resultados de una muestra de 1347 casillas, quien sostuvo “Los intervalos estimados, con un nivel de confianza del 95%, del porcentaje a favor de cada candidato(a) a gobernador(a) se presentan a continuación” colocando a Alfredo del Mazo Maza con un límite inferior de votación de 32.75 % y un límite superior de 33.59%, lo más indignante de su lectura – o cómico si se le quiere ver así- es que el límite superior de la Candidata Delfina Gómez era de 31.53 %; es decir, no alcanzaba ni el mínimo de su adversario priista. Con esos datos cerramos la jornada electoral dominical.

Pero ¿Qué paso en Estado de México para que llegáramos a estos resultados? ¿Por qué no fue posible desterrar a la hegemonía priísta de esa Entidad? Hay quizá algunas explicaciones, prima facie se pueden afirmar: falto que “las izquierdas” se unieran para derrotar al PRI, pero esa es una afirmación aventurada, pues en todo el tiempo Juan Manuel Zepeda pidió que Delfina declinara por él, lo cual es digno de risa, pues en ninguna parte del mundo quien va a la cabeza declina por quien va abajo en las preferencias. Es cierto, las plataformas electorales de estas dos fuerzas políticas son más coincidentes; sin embargo, la lucha de protagonismo limitó toda posibilidad de coalición.

Los partidos de izquierda, PRD y MORENA, confiaron en sus estructuras, sus operadores, sus personalidades; no buscaron ni generaron las rupturas de la élite gobernante, ni la desbandada de las bases priistas. Estos partidos se conformaron, al menos MORENA con el apoyo de su líder. En el PRD la historia es diferente, pareciera que su apuesta siempre fue ser el parapeto del PRI, adoptar el papel de esbirro de la transición. Quizá por eso la noche del domingo Zepeda afirmo en todas las entrevistas que el gran ganador fue el PRD, ¿Será porque su práctica política es ganar perdiendo?

¿De verdad el gran ganador es el PRD? Veamos, en la elección de 2005 para gobernador del Estado de México, con una lista nominal de 8 millones, 869 mil, 630 electores, los resultados de las coaliciones fueron los siguientes: Alianza por México (PRI-PVEM) que tuvo de candidato a Enrique Peña Nieto ganó con 1, millón 801 mil 530 votos, es decir el 47.57%; la alianza PAN-Convergencia cuyo candidato fue Rubén Mendoza Ayala, obtuvo 936 mil 615 votos, es decir, 24.73%; la alianza Unidos para ganar que postuló a Yeidckol Polevnsky Gurwitz logró 918 mil 347 votos, es decir, 24.25%. Seis años después en 2011 con una lista nominal de 10 millones, 555 mil, 669, electores, la coalición unidos por ti, PRI-PVEM-Nueva Alianza, llevando como candidato a Eruviel Ávila Villegas, obtuvo 3 millones, 018 mil, 588 votos, es decir, 61.97%; la coalición Unidos podemos más conformada por el PRD-PT-Convergencia que llevó de candidato a Alejandro Encinas Rodríguez obtuvo, 1 millón, 020 mil, 857 votos, es decir, el 20.96%; mientras que el PAN postulando a Luis Felipe Bravo Mena sólo obtuvo 598 mil 048 votos, es decir 12.28%

En la elección de este año, con una lista nominal de 11 millones, 313 mil 282 electores, y con un corte del PREP de las 13 horas del 5 de mayo, los resultados arrojan para el candidato de la coalición PRI-PVEM-Nueva Alianza-Encuentro Social, cuyo candidato es Alfredo del Mazo Maza 1, millón, 955 mil 347 votos, es decir, 33.72 %; El PAN postulando a  Josefina Eugenia Vázquez Mota obtuvo 654 mil 681, es decir, 11.29 %; el candidato del PRD Juan Manuel Zepeda Hernández logró 1 millón 031 mil 791 votos, es decir, 17.79 %. Es esta elección, hay tres actores que no aparecen en la elecciones anteriores, el PT que aunque declinó de ultima hora, su postulación obtuvo 62 mil 643 votos, es decir, 1.08 %; y la candidata independiente, logro robar a los otros partidos 123 mil 324, es decir, 2.12 %; y finalmente un actor fundamental en la vida política electoral  contemporánea: MORENA partido que postuló a Delfina Gómez Álvarez obtuvo 1 millón 786 mil 962 votos, es decir, 30.81 %.

¿De qué gran ganador habla Zepeda si en 2005 Yeidckol Polevnsky Gurwitz logró 918 mil 347 votos, es decir, 24.25%? ¿Por qué insistir en un triunfo cuando en 2011 Alejandro Encinas Rodríguez obtuvo, 1 millón, 020 mil, 857 votos, es decir, el 20.96%? ¿Por qué no entender  que su mensaje es solo de autocomplacencia, y de no querer aceptar la realidad, pues con él como candidato logró apenas 1 millón 031 mil 791 votos, es decir, 17.79 %? Si bien es cierto en esta ocasión no fue en alianza, cierto es también que no buscó generarla.

El papel del PRD ha sido lamentable, la indignación de la gente por su desempeño ha sido muy marcada, los últimos creyentes de esperanza en ese partido, parecen alejarse. En las elecciones de los otros tres Estados el PRD jugó así: en Coahuila premió a Mary Telma Guajardo, comadre de Humberto y Rubén Moreira. dándole la candidatura al gobierno del Estado con resultados patéticos. En Nayarit, se sumó a la coalición “Juntos por ti” al lado del PAN, PT y PRS. En Veracruz fue en alianza con el PAN y obtuvieron triunfos, pero ¿Está en condiciones de ir solo a una elección y ganar? ¿De verdad es el partido que México necesita? Sin duda es importante dar seguimiento a las acciones que en las siguientes semanas dará el PRD. Y confirmar si fue parapeto de la transición, o no.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.



Leer más...

martes, 30 de mayo de 2017

Las campañas: ¿Todos son iguales?


 @iusfilosofo

En el penúltimo día en que los candidatos pueden promover su imagen y pedir el voto por su causa, es necesario hacer memoria de lo que ha ocurrido en estos días de campaña.
El  próximo domingo los ciudadanos tendrán un menú muy amplio de candidatos que aspiran a ocupar un cargo de representación popular. En sus discursos algunos han buscado desmarcarse de sus competidores, imprimir un sello particular que les de identidad; otros candidatos han apostado durante toda su campaña, a la construcción de un discurso que convenza al elector de que habrá continuidad.
Por alguna extraña razón, esos candidatos que en la práctica buscan el continuismo, se han empeñado –con la ayuda de sus bots- en demostrar que son la alternativa incluso a su mismo partido, y afirman una y otra vez: “vamos a mejorar lo bueno que tenemos y a cambiar lo que haga falta”.
Algunos otros candidatos han llevado al extremo su radicalismo discursivo, y en ese no hay reversa. Otros tantos autodenominados independientes, han logrado la postulación gracias a la estructura de cierto partido, a sus alianzas políticas con los personajes que tanto critican. Estos candidatos independientes, han dicho hasta el cansancio que todos los candidatos son iguales y que ellos sí son diferentes, no obstante buscan ser independientes con los mismos privilegios que los partidos tienen.
Y justamente este discurso político ha permeado en algunos electores que consideran que -en efecto- todos los candidatos son iguales, que prometen lo mismo y que representan lo mismo y por ello salir a votar, no tiene sentido. Se quiere  -como en el pasado- vender la idea  de que el voto no tiene sentido debido a que todos son iguales.
La realidad, sin duda no es así, no todos los candidatos son iguales, como no todos los partidos lo son; algunos son peores que otros y otros más tiene más moral en su declaración de principios que en el comportamiento de sus dirigentes.
¿Pero qué debemos hacer los ciudadanos ante el discurso de “todos son iguales”? la solución es muy sencilla, convencernos de que no es así, de que si hay alternativas en cada elección aunque parezca lo contrario. ¿Cómo lograrlo? Informándonos, investigando ¿quiénes son? y ¿quiénes han sido los candidatos antes de ser postulados? Su formación, sus antecedentes políticos, su actividad social, el compromiso con el distrito, municipio o Estado. Su relación con los grupos de poder o con los grupos económicos. Si ha tenido ya algún cargo público y cuál fue su desempeño.
También está la alternativa de ver su propuesta política, esa que ofrece y venden es sus spots y publicidad impresa o en redes sociales. Y preguntarnos sencillamente ¿Qué tan real es que cumplan con lo que prometen? ¿De verdad sus propuestas tienen sentido? Este pequeño ejercicio les llevará menos tiempo que un capitulo de su serie favorita, que un episodio de su telenovela o que el medio tiempo de algún juego deportivo. Esa es una responsabilidad que cada cual debe asumir para demostrar que no, no todos los candidatos son iguales y así salir a votar.
¿Se atreven a realizar este ejercicio? Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.







Leer más...

martes, 23 de mayo de 2017

Las campañas: historia de doña Mari


Samuel Hernández Apodada
@iusfilosofo

A lo largo de mi experiencia en campañas he visto de todo. Desde las promesas que sabemos de antemano imposibles de realizar, hasta los discursos llenos de retórica -que exaltan los ánimos de quien asiste al evento de campaña- y que a veces sobrepasan los límites y llevan al emisor a un camino sin retorno, sin posibilidades de diálogo con el o los otros contrincantes.
Debo decir que las estrategias de campaña cambian de un año a otro, de un Estado a otro e incluso de un municipio o zona a otra. No se utilizan las mismas estrategias en las zonas urbanas que en las rurales. Por ejemplo, algo que con el paso de los años sigue vigente es el acarreo de asistentes a eventos, cuando se trata de llevar a gente de las zonas rurales a las zonas urbanas es -o era- atraparlas con el gancho de que conocerían las ciudad, en efecto irían a un evento político, pero la promesa central era "conocer la ciudad" y si te pagaban el transporte y además te daban torta y refresco "estaba bien". Al final del día, lo único que conocían de la ciudad era el lugar donde se realizaba el evento del candidato, a quien vieron de muy lejos y mencionaba todas las colonias, menos la suya.
El operador u operadora política, que controla, pasa lista, dirige y a veces hasta amenaza: “no se vayan porque terminando el candidato nos regresamos, no voy a esperar a nadie, el que se quedó se quedó"; es la advertencia para quienes ingenuamente creyeron que podían conocer otros lugares diferentes al acto político.
Aunque parezca increíble, ese mismo operativo se aplica en las zonas urbanas. “Acarrear” a la gente con la promesa de llevarlas "al centro de la ciudad"; sí al mitin político, pero también a visitar el centro y "si quieren hasta pueden hacer algunas compritas" dice la operadora que  casi siempre es una mujer, porque "en las filas del partido allá en la colonia, el barrio o el fraccionamiento " siempre hay una doña Mari, doña Chonita, doña Lupe. -que a veces me evoca al personaje de la película La ley de Herodes- una mujer que es la encargada electoral, capaz de dar la vida por su “líder” o su candidato.
Doña Mari, doña Chonita, doña Lupe o la doña que ustedes quieran, no solo es la que organiza los acarreos a esos eventos, también planifica o planificaba los desayunos el día de la elección, pasa a recordarte –muy temprano- que hay que ir a votar por el candidato de los colores de la bandera, “el guapito” dice. Es el mismo que prometió más seguridad, reparar la calle, el que nos trajo la despensa y promete “darnos apoyo a nosotras”.
Ahora doña Mari, tiene nuevas tareas y lo sabe, “Me traes dos copias amplificadas al 200 de tu IFE, por los dos lados, y te apuntamos” le dice a quien le pregunta sobre las tarjetas que entrega con la promesa de que se les depositará el apoyo si gana el candidato. Sabe también que de “los apoyos” que pasan por sus manos, ella se quedará con la mejor parte; de ahí que porte gallardamente su playera, gorra, bolsa, y afuera de su casa luce la manta, lona y pasacalle con la foto “del bueno” “del que va a ganar”.
Doña Mari, sabe que en las campañas siempre le va bien, ya pudo mejorar su casa y se “armo de tele” donde ve las telenovelas y se “informa” de las campañas de su candidato, ese al que ella apoya incondicionalmente; se busca en las imágenes cuando el conductor informa: “ahora vamos con la campaña de…”. Doña Mari no sabe de agenda programática, solo recuerda las palabras de su papá, “si viene otro candidato y te ofrece más, vete con él” y lo recuerda porque así paso en el 2006 cuando organizó eventos para otro partido, porque el “padre” de la iglesia de santa maría de “todas las urnas” se lo pidió. “hay que mantener el cambio” “hay que cuidar a la familia”. Fueron los argumentos en aquella ocasión.
Pero doña Mari se cansó de esos “riquillos” porque la veían feo, no la consentían como en el otro partido, la tenían largas horas esperando para que al final le dijeran que no podían recibirla. Por eso se cansó, y regreso al partido de siempre, el de su abuelo y de su papá; pero ojo, no es el partido de su hijo y por eso está enojada, él apoya a otro partido y se queja: “nada más van a la escuela y tienen poquita educación y ya no quieren votar por el partido de siempre”.
Esas son las historias de campaña, seguramente ustedes conocen más. Historias de ilegalidad, inequidad que todos vemos, pero que la autoridad electoral prefiere no observar, aunque sea su deber legal.
Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.


Leer más...